logo
¡Bienvenidos a HispaShare.com!
Una web creada por y para
amantes del cine.
Menú principal
Iniciar sesión
userNombre de usuario
lockContraseña
 Iniciar 
Recordar contraseña
Detalles del título

imdb Ver ficha en IMDb

anchor Link permanente

Puntuación IMDB
7 estrellas 6.7
Puntuación usuarios
8 estrellas 7.8
9 votos 
 Votar 

Oktoberfest: Sangre y cerveza (Miniserie de TV) (2020)

Título original: Oktoberfest: Beer & Blood (Alemania)

Género: Series > Drama / Historia / Thriller

Director: Christian Limmer, Ronny Schalk, Alexis Wittgenstein.

Duración: 288 minutos.

 

Resumen:

Miniserie de TV. 6 episodios. A principios del siglo XX, dos grandes cervecerías familiares entran en guerra por el famoso festival de Múnich, el Oktoberfest, donde el engaño y la traición están a la orden del día.

Critica:

Nos encontramos en los albores del siglo XX, en plena ciudad de Múnich, donde las familias cerveceras lucharán por hacerse un hueco en el festival más popular de la región: el Oktoberfest. La pugna por hacerse un hueco, por crecer y escribir los apellidos de las familias en el futuro del festival, nos llevarán a una historia de engaños, traiciones, violencia y crueldad que solo la más pura realidad sería capaz de reproducir. Curt Prank (Misel Maticevic) es un empresario de éxito con el férreo objetivo de revolucionar el festival de la cerveza bávaro, pero su hija, Clara (Mercedes Müller), cae en los brazos de Roman Hoflinger (Klaus Steinbacher), el primogénito de una de las cerveceras tradicionales más prometedoras del país. Como no podía ser de otra forma, la cerveza llegará al río... y la sangre lo acompañará.

La etiqueta de "Basado en hechos reales" que abre cada capítulo de los seis que tenemos por delante es una reverencia al morbo, ese irrefrenable deseo de que la realidad, una vez más, supere a la ficción. Con muchas licencias mediante, la serie consigue dibujar una línea de verosimilitud maravillosa que escapa de tendencias maniqueístas para presentarnos unos personajes y unas subtramas que dejan a un lado cualquier valoración del tipo, colocando a los espectadores en el trono que les corresponde.

A pesar de la evidente declaración de intenciones con la que arranca el primer capítulo, el piloto de la serie es un tanto desalentador. La estructura de presentación de los personajes es convulsa, lo que no facilita nuestra entrada en la trama. La serie, sin embargo, cuenta con una factura de producción soberbia, en la que el diseño de vestuario y escenarios nos trasladan con facilidad a los orígenes de lo que hoy conocemos como el festival más famoso del año, por lo que el primer trago será tan amargo como cuando no soportábamos el zumo de cebada y los siguientes serán historia.

¿Alguien quiere una versión alemana reducida de Peaky Blinders? En Oktoberfest: Sangre y Cerveza encontraremos motivaciones en las tramas, los personajes y su desarrollo que pueden recordarnos a los canallas más populares de la plataforma. Curt Prank no va a rendirse en la consecución de sus objetivos, y nada ni nadie podrá con la irrefrenable energía con la que el personaje y su intérprete consiguen llevarse todo el peso de la serie. El resto de personajes pivotan alrededor de su poder, alimentándose del valor que otorga a cada giro de la trama. Y aquí es donde nos lleva la flaqueza del primer capítulo: bebe tanto de su ambición que el éxtasis de su desarrollo es lo que la convierte en una miniserie del todo apetecible. Sin él, estaríamos ante un thriller de envidias familiares con una costura apreciable y poco que recordar.

Creativamente tiene sus momentos. En los primeros capítulos reutiliza fórmulas en el montaje para construir metáforas en torno a la vida y la muerte, el amor y el odio, el poder y la debilidad. La composición de los planos se esfuerza en reflejar la crudeza social, dando paso, junto a su propia narrativa, a una crítica que rasca en los puntos sensibles que demanda la sociedad de nuestros tiempos.

Oktoberfest: Sangre y Cerveza es uno de esos estrenos de Netflix a los que llegas por casualidad y te quedas por su calidad, como esas series que pasan desapercibidas antes de viralizarse. Tras su lanzamiento en la televisión bávara, llega a la plataforma haciendo poco ruido y con buena letra, ofreciendo un thriller de época mimado en su construcción, levantado por sus personajes y con el destacable trabajo de Misel Maticevic como Curt Prank. Si estás preparado para subirte al tren de la violencia, el sexo, la sangre y la lucha de poderes, mete una jarra en el congelador y reserva tu mejor cerveza: la necesitarás para calmar la sed que despertará en ti cada capítulo de esta miniserie.

Actores:

Misel Maticevic, Martina Gedeck, Klaus Steinbacher, Mercedes Müller.