logo
¡Bienvenidos a HispaShare.com!
Una web creada por y para
amantes del cine.
Menú principal
Iniciar sesión
userNombre de usuario
lockContraseña
 Iniciar 
Recordar contraseña
Detalles del título

imdb Ver ficha en IMDb

anchor Link permanente

Puntuación IMDB
7 estrellas 6.9
Puntuación usuarios
8 estrellas 8.1
18 votos 
 Votar 

La bella de Moscú (1957)

Título original: Silk Stockings (EE.UU.)

Género: Películas > Comedia / Musical / Romántico

Director: Rouben Mamoulian.

Duración: 117 minutos.

 

Resumen:

Cualquiera diría que procede de las heladas estepas rusas.

Lla es Nina Yoshenka, una encantadora pero severa emisaria soviética enviada a Paris para evitar que unos camaradas sucumban ante las tentaciones que brindan el champán y el capitalismo.

Pero está a punto de producirse el deshielo en la Guerra Fría de Nina.

Conoce a Steve Canfield, un americano seductor y sin complicaciones que no aceptará una negativa por respuesta..

Remake en versión musical del clásico "Ninotchka".

Actores:

Fred Astaire, Cyd Charisse, Janis Paige, Peter Lorre, George Tobias, Jules Munshin, Joseph Buloff, Wim Sonneveld.

Comentarios (2)
WEBSTER57
WEBSTER57
La bella de Moscú fué el último verdadero trabajo del gran Rouben Mamoulian para el cine, pues desdichadamente, lo que podrían haber sido sus últimos verdaderos trabajos "Porgy and Bess" y "Cleopatra" se quedaron en meros intentos, pues su trabajo no quedó acreditado y fué reemplazado, respectivamente, por otros dos Grandes, Otto Preminger y Josef Joseph L. Mankiewicz. Rodada en plena guerra fría, se beneficia de una exraordinaria dirección de Mamoulian y una pareja protagonista que desprendía toda la química del mundo, como ya habían demostrado en la modélica "Melodías de Broadway. La película es una nueva versión de otra deliciosa comedia de los años 30, la esplendorosa "Ninotchka" de otro Gran Maestro, Ernst Lubitsch, con la inmortal Greta Garbo. Cierto, el Gran Musical Americano comenzaba a finales de los 50 su lento declive (aún tardaría décadas en llegar), pero aquí demuestra poseer aún un estilo y una elegancia inauditas, y el paso del tiempo ha logrado que una película no excesivamente aclamada en su día sea reconocida hoy como una de las mejores y más divertidas comedias del cine norteamericano.

Todo se unió para convertir ésta película en uno de los mayores clásicos del género musical, la citada gran dirección de Mamoulian, un reparto impagable (Charisse, Astaire, Lorre y la impagable Janis Paige), una partitura impresionante que resulta ser uno de los mejores trabajos del Maestro Cole Porter y donde veremos a la asombrosa Cyd Charisse una verdadera diosa del cine y del baile, impagable como bailarina y bellísima. Su argumento es sencillo y eficaz, como tantas películas hijas de la Guerra Fría que glosaban el modo de vida americano frente al soviético, pero lejos de incidir en los matices ideológicos, se solaza en mostrarnos con enorme gracia y ligereza el enfrentamiento ruso/americano que ya habíamos visto en la previa "Faldas de acero" de la pareja Katharine Hepburn y el improbable Bob Hope y volveríamos a ver en la posterior "Amor a reacción" con Janet Leight y el mismo Duque en persona, el gran John Wayne, pero aquí en las trabajadas carnes de gimnasio y barra de dos preclaros ejemplos de la dicotomía comisaria política, la (en principio) gélida Nina "Ninotchka" Yoschenko, rígidísima y el desenfadado y divertido Steve Confield (Fred Astaire).

Muchos años después, en la extraordinaria "La Milla Verde", quizá la mejor adaptación de un relato de Stephen King al cine, un gigantesco y extraordinario Michael Clarke Duncan en su papel de John Coffey, un hombre inocente con extraños poderes pero que va a ser ejecutado, es premiado por su comportamiento. Al ser negro, y en Alabama, nunca había podido ver una película, y sus bondadosos guardianes (los extraordinarios Tom Hanks y David Morse) consiguen, para él solo, "Sombrero de copa", donde entre otras, la inmortal pareja Fred Astaire y Ginger Rogers, bailan una de las cimas del género musical norteamericano, la gran "Cheek to cheek"... al ver sus increíbles evoluciones, un emocionado Coffey dice "Son como ángeles"...

Cierto, eran como ángeles... y podrían haber sido Charisse y Astaire en cualquiera de los asombrosos temas de ésta mítica película con unas coreografías de escándalo, pues no olvidemos que Charisse era bailarina de ballet clásico en el legendario Ballet ruso... y, para mí, la mejor pareja de baile de dioses como Fred o Gene Kelly.

Impagable, mítica, extraordinaria, divertidísima, con momento hilarantes y algunos de los mejores bailes de todos los tiempos y tres singulares momentos a recordar, Fred bailando rock and roll, Peter Lorre ejerciendo como singular bailarín (ésta gente se atrevía a todo)... y las legendarias y asombrosas piernas de Cyd arrasándolo todo a su paso, un momento mágico del cine musical. Tres recomendaciones que hacen realmente necesaria ésta asombrosa película. Imprescindible.
 +3