logo
¡Bienvenidos a HispaShare.com!
Una web creada por y para
amantes del cine.
Menú principal
Iniciar sesión
userNombre de usuario
lockContraseña
 Iniciar 
Recordar contraseña
Título aleatorio
Detalles del título

imdb Ver ficha en IMDb

anchor Link permanente

Puntuación IMDB
7 estrellas 6.6
Puntuación usuarios
7 estrellas 7.2
6 votos 
 Votar 

Los diablos del Pacifico (1956)

Título original: Between Heaven and Hell (EE.UU.)

Género: Películas > Drama / Bélico

Director: Richard Fleischer.

Duración: 94 minutos.

 

Resumen:

Sam Gifford, un terrateniente del Sur casado con la hija de un coronel, y que trata mal a sus trabajadores de la plantación de algodón que posee, comprende lo equivocado de su postura al tener que enrolarse en las tropas americanas durante la Segunda Guerra Mundial, donde tiene que compartir tristezas y penalidades con compañeros de todas las capas sociales.

Actores:

Robert Wagner, Terry Moore, Broderick Crawford, Buddy Ebsen, Robert Keith, Brad Dexter, Mark Damon, Ken Clark, Harvey Lembeck, Skip Homeier, L.Q. Jones, Tod Andrews, Biff Elliot, Bart Burns.

Comentarios (2)
spockirktos
spockirktos
En "una isla en el Pacífico", en 1945, tal como nos señala el rótulo inicial, el soldado Sam F. Gifford (Robert Wagner) es reclamado, desde su arresto, por el coronel del destacamento. Mientras le habla vemos la señal de los galones en el uniforme de Wagner, y cómo le ofrece el citado coronel la posibilidad de, dado que puede ser objeto de un consejo de guerra por agredir a un superior "ante el enemigo", y dada su hoja de servicio y condecoración, irse a un destacamento en una especie de redención de su "delito".
Wagner partirá a tal ocupación, acompañado por el chófer Willie (Buddy Ebsen, un buen secundario) al destino citado para encontrarse que allí está al mando el capitán Waco (como siempre, efectivo Broderick Crawford), un tipo despótico y un tanto "volado", que tiene allí montado una especie de chiringuito en el cual es una especie de emperador.
A partir de ese momento el relato nos muestra, en forma de "flashback", primero, la ocupación anterior de Wagner, un terrateniente por herencia de plantaciones de algodón cuya conducta (como buen empresario) no es la más adecuada con sus jornaleros, de tal modo y manera que su mujer, enamoradísima Terry Moore, incluso le recrimina tal talante. Siguiendo con dichos "flashbacks", veremos su movilización, su incorporación al ejército y la acción militar (tras un desembarco bastante espectacular, obviamente, no a la altura del de "Salvar al soldado Ryan", pero sí bien filmado) que le merece la distinción al valor. E incluso el "incidente" que le valió el arresto y la acusación que sobre él pendía. Tras ello, volveremos "al presente" para contemplar sus vicisitudes en el citado chiringuito bajo el mando de Crawford.
Bien, intento contar siempre lo mínimo posible, pero por situar la acción creo que, en esta ocasión, me he alargado más de la primera media hora. No obstante, queda bastante trama y acontecimientos como para que mi comentario no perjudique ni destripe la trama en alto grado.
..............................................
Lo primero, la absurda manía, persistente hasta la actualidad, de cambiar e inventarse títulos. No sé porqué no respetar el original, "Entre el cielo y el infierno" para colocar ese "Diablos del Pacífico" que no sabemos muy bien a qué seres demoníacos puede referirse.
Segundo, no hay visos de patriotismo. Creo que ni se llega a ver una bandera yanki. Obviamente, hay un enemigo, los nipones, despersonalizados y mostrados solo como amenaza, pero necesarios para la trama, no enfocados como malvados ni "diablos". El relato, obviamente, enclavado en el género bélico, incide en aspectos como los cambios de actitud, el valor y el miedo, la amistad y los sinsentidos de las guerras (de los cuales Wagner es repetitivo testigo).
Tercero, Fleischer. Muy grande. Un año antes de su inolvidable "Los vikingos", nos lleva a este género (al que volvería, que yo sepa, en "Tora, Tora, Tora") para mostrar su maestría al narrar y el porqué debe ser considerado, no como un "artesano", sino como uno de los grandes.
Cuarto, no añadiré más sobre Crawford, ya le conocéis, pero quiero romper una lanza (vaya, "Lanza rota") a favor de Robert Wagner, el cual, al igual que, por ejemplo, Ryan O´Neal, tal vez debió luchar con su condición de "galán", de "guapo" para demostrar que, en casos como el presente, era un buen actor, muy correcto. No de los grandes del Olimpo, pero sí muy efectivo.
Por terminar, una muy revisable (será la segunda o tercera vez que la veo)muestra del género, bien contada, entretenida, y con tintes superiores al mero "cine de guerra".